lunes, 15 de febrero de 2010

Luis Vea García




Mencionado por:
Fernando Clemot
Inma Arrabal
Jaume Palau i Banús

Menciona a:
Alena Collar
Fernando Clemot
Rubén García Cebollero
Félix J. Palma
Juan Jacinto Muñoz Rengel
Jaume Palau i Banús
Inma Luna
Inma Arrabal
José Luis Muñoz
Jorge Larena Castejón
Enrique Vila-Matas
Juan Marsé
Vicente Luis Mora

Tambien le gusta leer a:
F.Kafka, Jack London, Miguel de Unamuno, Andrés Trapiello, J.Saramago, O.Wilde, E.A.Poe, Ray Bradbury, Martin Amis, A.Sánchez Robayna, J.A. Valente, Javier Marías, Juan Goytisolo,S.Zweig,Jaime Gil de Biedma,C.Bukowski,Roberto Bolaño,George Orwell,Aldous Huxley,Knut Hamsun, Quim Monzó,R. L.Stevenson, Sergi Pàmies,  Rafael Arozarena, Isaac de Vega ...

Bio-bibliografía
Luis Vea García nació en Barcelona en 1966. Es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona. Estudió también Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Barcelona. Ha sido premiado en numerosos concursos literarios (Villa del Río, Universidad de Deusto Juan Martín Saura,Villa de Lodosa, Federico García Lorca, Sant Andreu de la Barca,  etc) Su labor se ha desarrollado en radio, tertulias literarias, recitales poéticos, colaboraciones periodísticas y literarias y jurado de algunos concursos. De sus numerosas estancias en las islas Canarias ha estudiado la obra de Miguel de Unamuno y su confinamiento en la isla de Fuerteventura y ha publicado diversos artículos y ahora  trabaja en un ensayo. Ha publicado dos plaquettes, los poemarios: Transversales (2003) y Volcán (2004). También el libro de relatos Cotidianos (2008), Isla Varia ed.  Actualmente trabaja en una novela.  De próxima aparición es el poemario Hachazo de metrónomo. Ha colaborado con la revista literaria Llegir en cas d´incendi y  ahora colabora con La biblioteca imaginaria.
Blog de creación literaria: http://luisveagarcia.blogia.com/
Blog de reseñas literarias: http://luisveagarcia.blogspot.com/

Poética

Renacimiento:

Desde donde me promovió
el destino,
el acontecer diario del mar,
como un bostezo retórico,
se reitera levamente.

Entre tierras mortales
y amaneceres cósmicos,
la vegetación resulta
un estorbo
para observar la piedra.

Piedra cálida de sol,
margarita de lapilli fenecida,
ahogo pétreo que me regresa
a la humildad de la silla.

Y palidezco
-el mar dándome la espalda-
y la imagen hurga
en las entrañas
como una flecha herida
de recuerdos.

Mostra de poesia comparada, Ayto. Barcelona, 2005


Textos

Redención

Tomó el ascensor en el subterráneo donde acababa de aparcar previamente su vehículo. El ascensor, lejos de conducirle hasta la planta que daba al supermercado, le llevó a la que daba al nivel de la calle. Fue entonces cuando pudo observar la escena. Un hombre y una mujer. Un abrazo, un beso largo. Luego, una despedida. La puerta del ascensor que se cerraba. Y la sensación de turbación que debió de quedarle.
Llegó a casa poco después con la comida que acababa de comprar, unos precocinados. No había nadie. Oyó el maullido de su gato que vino a recibirle. Se restregó un par de veces en la pernera del pantalón y se sentó en el pasillo, esperando a que le dieran la comida. Él parecía no percibir lo que ocurría a su alrededor. Maquinalmente dejó la compra sobre la mesa de la cocina y luego fue al dormitorio a cambiarse. Mudó el traje y la corbata por el chándal. Fue entonces cuando la oyó llegar. Ella se apercibió de la presencia de él porque al introducir la llave -no fue necesario dar el par de vueltas habitual para abrir la puerta. Lo primero que vio fue al gato. Seguía en el pasillo, esperando acontecimientos. Ella entró en el dormitorio. El la vio y le dijo:
- Cariño, he traído la comida.
Ella se acerco a él y le dio un beso corto y fluctuante, apenas vivo, leve, sin pasión. Fue como una constatación. Estoy aquí. Nada más. Luego ambos fueron a la cocina. Mientras él encendía el horno para que se calentase, ella puso en el cuenco del gato algunas croquetas de alimento para animales. El silencio se rompió con el ruido lejano de la masticación del felino. Él todavía tenía en mente la escena del supermercado, pero a ella no le dijo nada. Ella no sabía que pasaba por su mente, pero le encontraba ciertamente distante.
- ¿Te pasa algo, cariño?- le espetó súbitamente.
- No, estoy un poco cansado. He tenido un día ajetreado en la oficina.
Ella asintió entendiéndole y olvidó el asunto. Fue hacia la nevera y tomó la botella de Martini negro. Luego alcanzó del mueble un par de copas de cóctel. No le preguntó a él si quería una, simplemente se la sirvió como hacía habitualmente. Luego, se apercibió de que no le había preguntado.
- Cariño, ¿quieres una copa?
Él estaba de espaldas a ella, tomando unos platos para verter en ellos la comida recién calentada. No pudo verla.
- No me apetece...
Y, mientras lo decía, se dio la vuelta y vio su propia copa.
-...pero ya que la has preparado...
Bebió de un trago. Tomó los platos y los llevó al comedor. La mesa estaba sin poner. Entonces, volvió con los platos a la cocina.
- Cariño, ¿puedes poner la mesa?
Ella se agachó para abrir un cajón. De él sacó un mantel, color blanco, algunas finas rayas apenas perceptibles. Tras de ella, él con la comida. Encendió la televisión. El espacio de silencio fue ocupado por el ruido.
-¿Seguro que no te pasa nada, cariño?
El negó, pero al rato apagó la televisión.
Ella tenía el tenedor en la boca.
- Te he visto.
Ella tragó sin responder. Luego, y fríamente, le preguntó:
-¿Dónde?
- En el supermercado.
Ella le miró a los ojos y le espetó.
- ¿Te he dicho alguna vez algo?
- ¿Algo?
- De tus amantes.
- ¿Mis amantes?
- Mejor será que lo olvides.
-¿Que olvide lo que me acabas de decir?
Casi lo dijo con incredulidad y, a la vez, con furia.
- No, cariño, que olvides que me viste en el supermercado.
Y él volvió a encender la televisión. Ella tomó otro bocado y masticó lentamente en su boca. Luego le dijo:
-¿Y qué tal en la oficina, entonces? 

Cotidianos (2008), Isla Varia  Ed.


Tres puntos   

Yo que nunca he vivido el derby con esa exaltación casi mesiánica de los que califican como el partido del siglo año tras año el mismo encuentro, olvidando que en el mismo año apenas cabe fragmento alguno de siglo. Yo que nunca he creído en la presunta calidad de un acontecimiento deportivo en el que se subasten patadas y pisotones sin que intermedie agente alguno de bolsa. Yo que de esas zozobras televisivas siempre he acabado huyendo, no me he sorprendido en absoluto al enterarme por la prensa del siguiente titular deportivo:TRAS EL ENCUENTRO BARCELONA-R. MADRID,SE ADJUDICAN LOS TRES PUNTOS AL SPORTING DE GIJÓN.Y una súbita risa ha acabado atrapándome tras intentar imaginar cuál fue el resultado final del encuentro.

Luis Vea García, 2004 ©

2 comentarios:

Sílice dijo...

Luis, gracias por nombrarme. ¿Qué puedo decir de lo que escribes...? Ya sabes que soy tu fan nº 1

Un abrazo.

Inma

Luis Vea García dijo...

Tú sabes que puedes decir lo que quieras. Me alegro de verte por aquí.
Un abrazo

Luis

Publicar un comentario